Historia

Vargas Caicedo, H. (2011). Visión y voluntad. Episodios de Ingeniería, Consultoría Colombiana 40 años. Bogotá D.C. Consultoría Colombiana S.A.

CONSULTORÍA COLOMBIANA S.A.: VISIÓN, PERSISTENCIA Y CRECIMIENTO

Desde su fundación en 1971 y con diversos cambios en sus accionistas a partir de 1974, Consultoría Colombiana S.A. ha participado en más de 1.035 proyectos en distintas especialidades y formas de servicio, que conforman un horizonte en el que se comprueba la dinámica de las necesidades en infraestructura, la evolución de las herramientas y de los clientes de los proyectos, y se evidencia como una organización de consulta debe afrontar, con gestión de su propio conocimiento, una incesante renovación en sus procesos y grandes temas para conseguir sus objetivos.

El extenso conjunto de trabajos en estudios y diseños, interventoría, asesoría en construcción, operación y proyectos llave en mano se puede interpretar, con ejemplos de sus líneas mayores y casos sucesivos de desarrollo, como un gran espacio de experiencias, indagaciones, esfuerzos y logros, que contribuyen a valorar el trabajo de los ingenieros como protagonistas y testigos de su tiempo. Varios de estos trabajos han sido realizados con aliados nacionales e internacionales, experiencia compartida y complementación de conocimientos que generan valor al proyecto, a cada organización y a cada cliente.

La construcción de un nombre y un equipo

La primera sede de la firma estaba situada en la calle 17 con 9a, en una oficina arrendada que se compartía con otro ingeniero, desde donde se iniciaron sus primeros dos trabajos: el diseño de las reparaciones a un puente en el río Guavio y el diseño de la línea de transmisión Cartagena-Chinú para Corelca. Por esa época, el diseño estructural de torres de transmisión era muy competido y Consultoría Colombiana S.A., recién fundada, decidió abrir su departamento de obras eléctricas, trabajando simultáneamente en contratos de interventorías viales y en estudios de suelos para edificaciones.

Era duro competir frente a las primeras consultoras de la época como CEI, Estudios Técnicos, Hidroestudios, Ingetec, Integral, Interdisenos, Salgado Meléndez, etc. Diez años y 155 contratos después, a partir de la interventoría de líneas a 115 kV como la de Neiva- Altamira para el ICEL en 1973 y el diseño de la de Chivor-Torca en 1977 a 220 kV para ISA, se había aumentado su participación en el sector de transmisión eléctrica, área en la que a través de sus distintas épocas ha ido acumulando experiencia y conocimientos con proyectos de mayor complejidad, manteniendo su frente original de trabajo en el sector transporte e incursionando con éxito en muchos otros.

Los ochenta iniciaban con la transformación de su sede de casa a nuevo edificio en la carrera 20 con 37, en La Soledad, para alojar nuevas actividades. Esta década se caracterizó por la apertura a nuevos frentes de trabajo y un mayor alcance en sus líneas tradicionales. Su fortaleza en el sector eléctrico incluyo el estudio de sistemas y programas, tanto de distribución como de transmisión, con proyectos tan importantes como el Sexto Programa de Ensanches Zonas Rurales para la Empresa de Energía de Bogotá (1981-1995), el plan eléctrico de la zona metropolitana de Bucaramanga, el diseño de la línea San Carlos-Cerro matoso a 500 kV para ISA en 1984 y el diseño de la línea de transmisión del proyecto Guavio de 230 kV convertible a 500 kV (1986-1993). Ya fortalecidos en la especialidad de ingeniería eléctrica y dada la actividad de los grandes programas nacionales de interconexión, fue crucial el desarrollo de aplicaciones de software para líneas de transmisión y la estructuración de equipos de ingenieros electricistas con niveles académicos y de experiencia avanzados.

En el área civil, el proyecto más importante que realizó en esta época fue el Estudio de Factibilidad y Diseño Fase de la Interconexión Vial —incluyendo el hoy discutido Túnel de Oriente— entre Medellín y el Aeropuerto José María Córdoba, (1980-1987) para el Ministerio de Obras públicas y Transporte. Con varios contratos a partir de 1986 y por los siguientes diez años, con Occidental de Colombia y Ecopetrol en el campo y el oleoducto Cano Limón-Covenas, se avanzaba también en el mercado de servicios de consultoría para un sector con gran potencial: el de hidrocarburos. Fue necesario desarrollar destrezas comerciales para vender los servicios de la creciente planta de consultores. Se hicieron las inversiones iniciales en tecnología con la compra de un equipo VAX, tipo main-frame, con 120 MB en disco duro y 2MB de memoria RAM. En ese equipo, en una sala de cómputo con dos terminales, un equipo Radio Shack (PC) y posteriormente un AT, se utilizaban aplicaciones de ingeniería y algunos desarrollos administrativos.

Consultoría Colombiana S.A., recibió en 1990 el Premio de Ingeniería Enrique Morales de la SCI, por primera vez otorgado en 1926, y destinado a reconocer los mejores trabajos sobre electrotécnica y obras de ingeniería eléctrica construidas o proyectadas en el país. Se destacaba así el trabajo sobre Normalización de estructuras metálicas para líneas de transmisión a 230 kV doble circuito para agilizar el reemplazo de torres por los atentados terroristas de la época. Continuaba, cada vez con mayor alcance, su trabajo en líneas de transmisión como el estudio de impacto ambiental y diseño de la línea San Carlos-San Marcos a 500 kV en 1994. También se avanzo en el estudio de sistemas eléctricos como el de Confiabilidad y pérdidas (1989-1993), el Estudio de Planeamiento del Sistema de Transmisión y Subtransmisión (1992-1995) para la Empresa de Energía de Bogotá y el de Neiva dentro del proyecto BOOT para ElectroHuila (1998). Fue un período de crecimiento, innovación tecnológica y diversificación. A principios de los noventa entraron a la firma profesionales de las ciencias ambientales y sociales, ingenieros de sistemas, industriales y especialistas financieros, que soportaron la ampliación del portafolio de servicios a las áreas de estudios de impacto ambiental —de incipiente presencia por entonces en el mercado nacional—, desarrollo de sistemas, y estructuración de procesos y organizaciones como el modelamiento de todos los procesos de mantenimiento para el proyecto SCAM (Sistema Corporativo de Administración de Mantenimiento) para Ecopetrol corporativo y para varios de sus distritos de oleoductos y la Refinería de Cartagena (1993-1995).

En el área civil, un sólido conocimiento técnico dio paso a interesantes trabajos de diseño, como el del viaducto de Pipiral y el túnel de Buenavista, dentro del proyecto de interventoría de la autopista Bogotá- Villavicencio (1999) y el estudio Fase del cruce de la cordillera Central, dentro del cual se realizó el estudio ambiental y diseño de 53,4 km de la carretera a cielo abierto y túneles menores, y el estudio Fase del túnel de La Línea para el Invías (1999-2001). Su amplia experiencia en interventoría se capitalizó en corredores viales urbanos, tales como la interventoría para la construcción de la Avenida Ciudad de Cali en Bogotá (2000). Obtuvo una de las concesiones viales de primera generación en Colombia en el cambio de siglo, la de Bogotá-La Calera-Guasca-Sopo, en la que ConCol asumió sucesivamente diversas responsabilidades como socio, diseñador, supervisor de calidad de las obras, gerente de proyecto y operador del recaudo de peajes. Proyectos diversos, entre ellos el diseño y optimización de los sistemas de acueductos y trabajos para distritos de riego como Coello y El Guamo, y la evaluación geotécnica y la asistencia técnica para la reparación de las conducciones del sistema de Chingaza (1997), generaron acopio de experiencias en el sector de aguas.

Nuevos horizontes, tecnología aplicada y grandes retos

La cuarta década se caracterizo por la capitalización de sus conocimientos y experiencias en las diferentes líneas de negocio, profundizando sus destrezas como empresa en la gerencia y ejecución de proyectos, traspasando las fronteras, y sentando las bases para ampliar aún más su portafolio. El nuevo siglo se inicio, entre otros, con el diseño de 1.000 km de rehabilitación de la red férrea del Atlántico (2001), la interventoría a la concesión de la red férrea del Pacífico (2000-2006) y con los primeros proyectos dentro de una estrategia de internacionalización, como la interventoría de la construcción de la línea de transmisión Guasquitas-Panamá (2002), el diseño de la carretera Santo Domingo-Cruce Rincón de Molinillos para las Autopistas del Noreste en República Dominicana (2003) y el estudio de caracterización geotécnica del proyecto SIEPAC (Sistema de Interconexión Eléctrica de los Países de América Central) a partir del 2004, en Guatemala, Honduras, Costa Rica, El Salvador, Nicaragua y Panamá.

Su conocimiento en temas técnicos de transporte como concesiones viales, unido a su experiencia en análisis financiero de proyectos y organizaciones, se aplicó en varios casos, como en la estructuración técnica, legal y financiera de la concesión Rumichaca-Pasto-Chachaguí (2005-2007) y en el Tren de Cercanías para la Sabana de Bogotá y el Distrito Capital (2008).

Además, su competencia en sistemas electromecánicos y procesos industriales le ha permitido incluir en su portafolio proyectos tales como la ingeniería de detalle para reconversión industrial de Acerías Paz de Rio (2005), la ingeniería básica y de detalle para las obras civiles, instalaciones industriales y montaje de procesos de la planta de transformadores de Siemens (2009) y la consultoría para servicios técnicos para Carbones del Cerrejón (2011-2013).

En septiembre de 2001 Consultoría Colombiana S.A., obtuvo la certificación bajo la norma ISO 9001:2000 y, en septiembre de 2010, bajo la norma ISO 9001:2008. Igualmente recibió en 2006 la certificación OSHAS 18001 sobre la implementación de su Sistema de Seguridad y Salud Ocupacional. El rigor en sus procesos de seguridad industrial y salud ocupacional también ha merecido reconocimientos del Consejo Colombiano de Seguridad, con la medalla al merito Cruz Esmeralda y Cruz Blanca. En 2007 recibió el Certificado de Gestión Ambiental relativo al cumplimiento de la norma ISO 14001-2004. Estas certificaciones, vigentes a la fecha, formalizan lo que la empresa desarrollo desde tiempo atrás en temas ambientales, a través de la realización de proyectos de estructuración de planes de manejo ambiental, estudios ambientales de alternativas, estudios de impacto ambiental y auditorías e interventorías, sobre el cumplimiento de normativas ambientales para proyectos destacados de infraestructura en las áreas de consultoría y de construcción.

Principios que permanecen

Como política de la empresa ha existido el compromiso de seleccionar, estimular y conservar a los recursos humanos, verdadero capital de la consultoría, dentro de una gestión financiera prudente, ahorrando excedentes para enfrentar necesidades futuras, con alta auto exigencia en la calidad de los servicios. La estructura actual de Consultoría Colombiana refleja el espectro de su portafolio de servicios en sus cuatro vicepresidencias: transporte, agua y saneamiento; energía e industria; hidrocarburos; y estudios y servicios públicos, las cuales mantienen una relación matricial con los proyectos para ofrecer soluciones integradas para un mercado que, en cambio de resolver problemas puntuales, hoy requiere un enfoque multidisciplinario en el análisis y respuesta a sus necesidades. Se mantiene el objetivo de incorporar a la organización expertos que aportan capacidades nuevas para fortalecer el equipo humano y ampliar el espectro de servicios ofrecidos por la firma. La planta histórica de la firma que llegó a finales de la primera década a cerca de 70 personas, y 120 a comienzos de los noventa, ha tenido en los últimos 20 años un crecimiento significativo, con 300 personas en 2.000 y hoy en día la firma responde por cerca de 1.200 funcionarios. En sus oficinas permanentes en Panamá, Perú y Argentina cuenta con aproximadamente 150 funcionarios.

La quinta década se presiente por los directivos de la firma con un fuerte crecimiento, para apoyar al país en la ejecución de ambiciosos planes de inversión en infraestructura, expansión y modernización del sector de hidrocarburos, incursionando en el sector de minería y con profundización y diversificación en todas sus líneas de negocio actuales, donde ha demostrado su solvencia técnica gracias al trabajo de un equipo humano comprometido y altamente calificado, y a su plataforma tecnológica. El protagonismo conseguido en el sector eléctrico, con el diseño y supervisión de más de 20.000 km de líneas de alto voltaje, que corresponden al 75% del Sistema Interconectado Nacional, y el que se está consiguiendo en el Perú, donde además ya cuenta con proyectos en el área de transporte, respalda el interés en abrir, de manera permanente, nuevos mercados en Centro y Sur América, para llevar la imagen profesional de la ingeniería colombiana más allá de nuestras fronteras.

Por los cambios sustanciales que la ingeniería de consulta en Colombia ha enfrentado en las ultimas décadas, motivados por el entorno, la misma tecnología, la mayor sensibilidad social frente al impacto de los proyectos y la legislación ambiental, se requieren actualmente equipos multidisciplinarios formados en elementos sociales y culturales que en épocas anteriores eran poco apreciados en la ingeniería. Como la legislación contractual y el tipo de promotores de proyectos han cambiado, se deben ofrecer nuevas modalidades temáticas y formas de estructuración y entrega de proyectos. La trayectoria de Consultoría Colombiana S.A., ConCol, su perseverancia empresarial y su constante búsqueda de actualización tecnológica, nuevos mercados y horizontes para ejecutar un creciente portafolio de servicios, es un claro ejemplo del esfuerzo que las organizaciones de ingeniería deben hacer para liderar y mejorar las prácticas, no solo técnicas sino empresariales, en medio de la constante redefinición de sus tareas para servicio de las sociedades que depositan en ellas su confianza.

Vargas Caicedo, H. (2011). Visión y voluntad. Episodios de Ingeniería, Consultoría Colombiana 40 años. Bogotá D.C. Consultoría Colombiana S.A.